Cuando el Peligro vive en casa

Cuando el Peligro vive en casa

Esta nota tiene como principal motivo aportar mi pequeña pieza en el rompecabezas de la Prevención de Riesgos, en este caso en el hogar. Me daría por satisfecha, si con ello lograra que las personas tomaran conciencia de la importancia de estos temas, pues el tema de la Seguridad, depende de cada uno de nosotros, y cada uno de nosotros somos responsables de ella.

Esta vez vamos a enfocar nuestra mirada a un sector de la Seguridad que nos involucra a todos y, es el de “los accidentes domésticos”.

Ellos son un peligro silencioso que mata a un chico por día en la Argentina, además de dejar una enorme cantidad de lesionados que no registra ninguna estadística.

Los padres creen que la casa es el lugar más seguro, pero a decir verdad no es tan así, dado que la mayoría de la casa se hizo pensando en la estética y el confort, pero “no en la seguridad». Algunos ejemplos: «Los desniveles en el piso que favorecen las caídas, las escaleras sin pisos de goma, los enchufes bajos, los muebles con aristas salientes».

Si hablamos de los lugares más peligrosos de la casa, sin lugar a dudas «en primer lugar mencionaremos la cocina, seguido del baño, la escalera y luego el garage, por la cantidad de elementos peligrosos que tienen que ver o no con el auto, pero en el cual se almacenan cosas que al alcance de un niño suelen ser altamente peligrosas».

Prevención de accidentes en la Cocina:

Nunca dejar a niños solos en la cocina.

Cocinar en las hornallas de atrás y siempre con los mangos orientados hacia adentro. Descuidarse en esto puede ser origen de graves quemaduras en niños pequeños.

No dejar nada sobre las mesadas, especialmente si son elementos de cierto peso o agresivos para los niños (cuchillos, tenedores).

Prevención de accidentes en el Baño:

Para la higiene de los más pequeños, asegúrese de tener todos los elementos necesarios para EVITAR DEJAR SOLO AL BEBÉ o al cuidado de otro menor.

No ofrecerles juguetes pequeños que, mojados, puedan tragarse

Prevención de accidentes en las Escaleras:

Las escaleras y sus accesos nunca deben ser un lugar de juegos.

Enseñar a los niños el uso correcto del pasamanos.

Es recomendable que los escalones tengan bandas antideslizantes

Resulta curioso y destacable, pero sobretodo es preocupante, que las personas crean que el azar es responsable de los accidentes, siendo que estos no son causados por casualidad sino por causalidad, siempre existe una causa que origina el accidente. La falta de información conduce a que cometamos muchas imprudencias o no tengamos los hábitos adecuados, que prevengan estas desagradables e incluso mortales incidencias.

Sin embargo, no todos los miembros de la familia tienen las mismas posibilidades de sufrir un accidente. Hay dos grupos de personas que son los que sufren accidentes con mayor frecuencia:

Los niños y Los abuelos. La edad y su situación en la vida los convierte por su ignorancia, despreocupación, debilidad y características mentales en los más indefensos y vulnerables.

Dos claves de la prevención:

NUNCA OLVIDE QUE LOS BEBÉS Y LOS NIÑOS tienen una ENORME IMAGINACION para encontrar los lugares de mayor RIESGO dentro de su casa.

Es la infancia la etapa de la vida en la que los seres humanos inician el aprendizaje de su adaptación al medio en el que deberán vivir, y lo hacen de la mano de sus padres, al mismo tiempo que les enseñan, toman las precauciones necesarias para prevenir el daño que pudiera surgir del entorno.

La autonomía que adquieren los niños a partir de los 3 años hace indispensable que las personas que están con ellos sean el doble de precavidas que antes con respecto a las pautas de seguridad. Los cuidados en la vía pública deben ser intensificados. En esta etapa, los niños tienen un gran dominio de su cuerpo, y sienten que pueden dominar también el mundo. Pueden dicernir entre lo que les gusta y lo que no les gusta, y es común que muchos adultos crean que los chicos son más grandes de lo que en realidad son, y les asignen tareas que no son capaces aún de hacer, como cuidar a sus hermanitos o dejarlos solos en algunos lugares. Los niños intensifican su curiosidad y, para mayor complicación de los papás y las personas que están a cargo de su cuidado, muchas veces pueden evadir con facilidad las medidas de seguridad que se han tomado. Por eso es importante que vigilen a los niños, porque todavía no saben diferenciar muy bien entre las cosas que son peligrosas y las que no lo son. Los accidentes más frecuentes que se producen a esta edad son los accidentes de tránsito, las intoxicaciones, las caídas y los ahogamientos.

Y los ABUELOS VUELVEN A SER NIÑOS, y debemos tratarlos como tales.

No tenga miedo de TOMARSE EN SERIO LAS PREVENCIONES: es preferible sentirse algo exagerado que ser CULPABLE DE UNA DESGRACIA EVITABLE.

El hogar es el lugar donde más tiempo pasamos pero muchas veces no reparamos en los riesgos que entraña. El 57% de los accidentes que se producen cada año se produce en el hogar y cada día se producen en nuestro país 5.120 accidentes domésticos.

El objetivo de esta nota es concienciar a las personas de

«ese riesgo potencial que tenemos en nuestra propia casa, donde consideramos que estamos seguros y protegidos, pero estamos rodeados de aparatos e instalaciones como las eléctricas o las de gas».

No obstante, como especialista en Seguridad considero que con un poco de prevención y tomando las medidas adecuadas todos los accidentes pueden prevenirse.

Casi la mitad de los accidentes domésticos tienen que ver con las caídas, aunque también es muy importante todo lo relacionado con las quemaduras, puesto que el 70% de las que se tratan en los centros sanitarios, y hospitales se producen en el hogar.

El invierno también tiene sus riesgos, con el gas, las estufas y los braseros como principales riesgos de accidentes domésticos,

«aunque son menos frecuentes pero sí más alarmantes y de mayor gravedad son los incendios, las explosiones o las asfixias, donde puede haber incluso accidentes mortales».

Imprudencias:

También las imprudencias tienen un peso importante como factor determinante de un accidente doméstico,

«porque por ejemplo, a veces nos subimos a una silla para alcanzar algo que está alto, sin comprobar si está estable o si es segura, y al final nos caemos».

«A veces son imprudencias tan tontas – como meter dentro de una botella vacia de gaseosa algún producto químico y cuando llega una persona mayor o un niño lo toma, lo que le puede ocasionar incluso la muerte».

Las causas más frecuentes de los accidentes:

Diversos estudios reflejan que en los accidentes domésticos sufridos por los niños y abuelos, sus causas, por orden de incidencia, son las siguientes:

Intoxicaciones, alergias e irritaciones.

Caídas y golpes

Quemaduras.

Incendios y explosiones.

Electrocución.

Asfixia respiratoria.

Heridas.

Golpes y atrapamientos.

  • Las caídas y golpes: las medidas preventivas para evitarlos comienzan desde el primer mes de vida, ya que los niños empiezan a darse la vuelta desde muy pequeños, por lo que no se les debe dejar solos en ninguna superficie en la que pueda rodar y. caerse. El bebé pasa mucha horas durmiendo y por eso la cuna es el primer elemento a revisar (altura, separación de barrotes, colchón).
  • Quemaduras: Se pueden evitar regulando la temperatura del agua, protegiendo estufas y radiadores, evitando la entrada a la cocina ya que esta es una habitación especialmente peligrosa (fuegos, mangos de sartenes, líquidos calientes, planchas…)
  • Ahogamiento: Nunca debe dejarse al niño solo en la bañera ni con cualquier recipiente con agua. Los niños en cualquier tipo de piscina tienen que bañarse con supervisión de un adulto responsable.
  • Envenenamientos (medicamentos, productos de limpieza etc…) Los medicamentos siempre deben colocarse en alto y en un armario cerrado con cerradura por seguridad. Las bebidas alcohólicas deben de guardarse en armarios con llave, en lugares inaccesibles para los niños. Los productos de limpieza y sustancias químicas se deben guardar en sus envases originales, no se deben poner nunca en botellas de agua o de otras bebidas pues se pueden confundir y producir un envenenamiento. Estos productos, incluidos los detergentes, jabón en polvo, así como los de jardinería o los de cosmética, deben estar en armarios cerrados con llave.
  • Asfixia, atragantamiento y estrangulamiento: Evitar bolsas de plástico al alcance de los niños, es conveniente anudarlas antes de tirarlas. No dejar al alcance de los niños objetos de pequeño tamaño (juguetes, monedas, botones…).
    Como vemos, en el hogar pueden sufrirse numerosos accidentes. Sin embargo, podemos emprender una serie de acciones que, sin duda alguna, convertirán nuestros hogares en un lugar seguro.

Ante todo, es fundamental que exijamos y busquemos aquellas seguridades que podríamos denominar básicas. Como las referentes a la electricidad y el gas. Sus instalaciones deben ser seguras, respetando las normas que las autoridades dictan.

Por otro lado, debemos aumentar la atención y el cuidado, no sólo a nivel personal, sino hacia los dos grupos mencionados: los niños y los abuelos.

Es evidente que no hay un factor único causante de accidentes en el hogar, sino que por el contrario, son múltiples, y día a día van aumentando por los motivos ya expuestos. Dentro de este inmenso conjunto de factores, juega un papel muy importante seguir hábitos seguros en todo lo que concierne a los aparatos, productos, instalaciones y situaciones que en el hogar se van sucediendo.



WhatsApp chat
Top